sábado, 20 de marzo de 2010

De mis lecturas

"Pobre Abel, al que Dios había engañado. El señor hizo una pésima elección para inaugurar el jardín del Edén. En el juego de la ruleta que puso en marcha todos perdieron, en el tiro al blanco de ciegos nadie acertó. A Eva y Adán todavía les quedaba la posibilidad de engendrar un hijo para compensar la pérdida del asesinado, pero qué triste la gente sin otra finalidad en la vida que hacer hijos sin saber por qué ni para qué. Para continuar la especie, dicen aquellos que creen en un objetivo final, en una razón última, aunque no tengan ni nombre de qué tiene que perpetuarse la especie, como si fuese ella la única y última esperanza del Universo. Al matar a Abel por no poder matar al Señor, Caín ya dio su respuesta. No se augure nada bueno de la vida futura de este hombre."

Caín, José Saramago


domingo, 14 de marzo de 2010

Mundo freak

Mi nivel de frikismo es elevadísimo, lo reconozco (superior a la media, que diría mi querida Aga). Saberme de memoría las frases del Chucky de Cieza o del 'Contigo no, bicho', reconozco que no debe ser muy normal.
Sin embargo, creo que a veces esa habilidad por detectar lo kitsch me proporciona grandes momentos de entretenimiento y agujetas en la barriga de reírme (es una forma de compensar mi animadversión a realizar deporte).
Uno de los últimos instantes de hilaridad me lo ha proporcionado el denominado 'Tocinete de Benicarló'. Os cuento, no sé si seréis aficionados a Gran Hermano, si sois de los que lo detestáis o de los que no lo véis (o al menos eso decís), pero tal vez sepáis que para entrar dentro de la casa de Guadalix hay que pasar una serie de castings que pueden ser presenciales o enviando una solicitud por vídeo. Este último es el caso de 'Tocinete de Benicarló', que envió este clip para intentar ser concursante.
Aunque os resulte extraño, este vídeo es real. Espero que os riáis tanto con él como yo.


martes, 2 de marzo de 2010

De mis oídas

Dondequiera que estés
te gustará saber
que te pude olvidar y no he querido,
y por fría que sea mi noche triste,
no echo al fuego ni uno solo
de los besos que me diste.