viernes, 21 de enero de 2011

Réquiem por un blog muerto

Hay momentos en la vida en los que te levantas, te miras en el espejo y piensas "¿para qué?".
Algo así me ha pasado a mí con este blog. Empecé con mucha fuerza, con muchas ganas, motivadísimo... pero poco a poco perdí el empuje, mis aportaciones fueron más espaciadas, más banales, más mediocres... hasta que dejaron de existir.
Eso sí, si bien es cierto que esta bitácora está muerta desde hace mucho tiempo, creo que se merece (y debo darle) un santo entierro, por lo que ha significado.
Lo primordial que quiero hacer es dar las gracias a todos los que dedicaron una parte de su tiempo a leer, comentar, discutir y polemizar con las entradas. Fuisteis parte esencial (más que yo, inclusive) y sin vosotros no hubiese sido posible. Una vez más: gracias, a todos y cada uno, sin excepción.
A través de este blog conocí gente, viví, reí, lloré, os hice partícipe de ello y conseguí que las distancias no existieran. Hizo posible que sintiera a mi lado a personas a las que jamás miré a los ojos.
El mundo sigue y hay vida más allá de este blog. Todos sabéis cómo mantener el contacto conmigo. Tan sólo hay que querer.
En fin, que llevo varios días elucubrando (¡joder, como me gusta esa palabra!) lo que iba a escribir aquí, circulando por mi cabeza un monólogo grandilocuente e interminable, de los que te hace pensar "la hostia, que bueno soy", pero hasta eso ha desaparecido. Creo que viene a ser, exactamente, lo que le ha pasado a este blog.

Las cosicas del Perelló, que tanta gloria lleves como descanso dejas. Amén.

domingo, 15 de agosto de 2010

Toros sí, toros no

La polémica está en el aire, ¿toros sí o toros no? Yo, particularmente, estoy en contra de lo que no me parece un arte, sino un maltrato, pero antes de la prohibición de las corridas, comenzaría por todos los festejos denigrantes que incluyen vaquillas en "espectáculos".
No me convencen los argumentos de los taurinos, como que el toro bravo desaparecerá si no tiene interés alimenticio, ¿acaso lo han hecho otros animales como el oso panda o los perros? (cierto que en algunas culturas se considera comida, pero es minoritario).
Así que mi opinión se acerca mucho al editorial de la revista 'El Jueves' de esta semana:
"Animaladas
Dicen los taurinos entendidos que no hay mejor arte que el que componen toro y torero en esas evoluciones sobre la arena, en las que el tiempo parece detenerse. O algo parecido. Pero eso sólo ocurre en una de cada mil corridas y, aún así, el presunto arte no puede ocultar la salvajada que supone torturar a un animal poco a poco, con las banderillas, con la puya del picador y, finalmente, con la espada. Eso, si el bicho tiene suerte y el estoque lo mata a la primera, y no hay que descabellarlo diez o doce veces hasta que por fin caiga. Un espectáculo lamentable.
La Fiesta Nacional (encima con mayúsculas) es una animalada de tres pares de cojones, pero aún es más atroz ese deporte que consiste en putear a los toros y vaquillas en fiestas patronales (...) A ver, que nos digan dónde se produce allí ese momento artístico único, esa plástica y esa belleza que nublan los sentidos. Un chaval explicaba el otro día los motivos que tenía para joderle la vida a un pobre toro 'embolao': "Es que lo he mamao" O sea, que la solución para acabar con estas salvajadas hay que buscarla en lo que mama la gente, es decir, en la educación. Hay tradiciones que no pueden mantenerse. ¿Sería normal llevar a cabo, hoy en día, sacrificios humanos a los dioses para que, por ejemplo, se acabara el paro?
Educación, educación y más educación. Mientras tanto, bienvenidas sean las prohibiciones que que vayan surgiendo para terminar cuanto antes con estas barbaridades. (...) Es cierto que algunos políticos nacionalistas, a los que el maltrato animal les importa un bledo, y de hecho hablan incluso de proteger los denominados 'correbous', han podido aprobar esta propuesta sólo por cuestiones identitarias. Pero allá ellos. Esto no tiene (o no tendría) nada que ver con la política ni con los nacionalismos. El maltrato animal debe desaparecer por una simple cuestión moral. (...)"

viernes, 16 de julio de 2010

De mis lecturas

"Un medio día de agosto, mientras bordaba con sus amigas, sintió que alguien llegaba a la puerta. No tuvo que mirar para saber quién era. 'Estaba gordo y se le empezaba a caer el pelo, y ya necesitaba espejuelos para ver de cerca -me dijo-. ¡Pero era él, carajo, era él!' Se asustó, porque sabía que él la estaba viendo tan disminuida como ella lo estaba viendo a él, y no creía que tuviera dentro tanto amor como ella para soportarlo. Tenía la camisa empapada de sudor, como lo había visto la primera vez en la feria, y llevaba la misma correa y las mismas alforjas de cuero descosido con adornos de plata. Bayardo San Román dio un paso adelante, sin ocuparse de las otras bordadoras atónitas, y puso las alforjas en la máquina de coser.
- Bueno -dijo-, aquí estoy.
Llevaba la maleta de la ropa para quedarse, y otra maleta igual con casi dos mil cartas que ella le había escrito. Estaban ordenadas por sus fechas, en paquetes cosidos con cintas de colores, y todas sin abrir"

'Crónica de una muerte anunciada' - Gabriel García Márquez


lunes, 5 de julio de 2010

Me gusta el furgol

Que el fútbol levanta pasiones es un hecho. Sólo hay que mirar a Larissa Riquelme y su siliconada figura.
Aparte de eso, me llama la atención cómo lo que hagan once multimillonarios a miles de kilómetros de aquí, puede hacer olvidar que vivimos en un país con casi cuatro millones de parados, que nos la han vuelto a meter con la ley del aborto o que la reforma laboral no deja contentos a nadie salvo a los empresarios.
Pero eso da igual, porque si gana Expaña nada más importará. Los coches saldrán a gastar la gasolina más cara de la historia para celebrar que hemos hecho historia. Ya me imagino en 1492 a todos los habitantes de Castilla sacando sus carros para celebrar el descubrimiento de América: "¡Hemos hecho historia!", "¡Y encima Hernán Cortés ha sido elegido Pichichi!", "¡Si ya te dije yo que teníamos que navegar con dos vigías!".
En fin, que esto de hacer historia siempre ha sido algo relativo, pero está claro que afecta en el ánimo de la población. Después de una victoria deportiva las caras son más alegres y todos destilan buen humor. Un dato, según un estudio, el país de la selección que resulte vencedora, aumentará el año siguiente su PIB en un 0'7%. Esto es, que vamos a salir de la crisis gracias a los Villa, Casillas, Xavi e Iniesta y, aunque mañana no haya para comer, vamos a gastar para celebrarlo. Eso sí, los 600.000 euros que les darían de prima por la victoria se lo quedan ellos, que están muy orgullosos de ser españoles pero no son gilipollas.
Pues nada, que sólo quedan un par de partidos para "hacer historia" y parece que si logran ganar el campeonato del mundo, nos va a subir a todos el sueldo, vamos a tener más y mejor sexo (a frecuencia me refiero), vamos a ser todos más guapos y, sobre todo, se va a acabar la crisis.
Al final va a resultar que el verdadero ganador va a ser Zapatero...

viernes, 25 de junio de 2010

Mundo freak

En mi intención y voluntad de mostraros el lado más bizarro del mundo, aquí os presento a "Pegaso", un especímen autóctono de Murcia. Grande... muy grande.

lunes, 21 de junio de 2010

Si jugaras en el cielo, moriría por verte

El pasado sábado mi equipo de fútbol descendió a Segunda B. Muchos no entenderán que eso pueda afectar demasiado anímicamente, otros pensamos como Bill Shankly, y creemos que "el fútbol no es una cuestión de vida o muerto. Es mucho más que eso".
Efectivamente, para mí no es tan sólo un deporte, sino un sentimiento. Para mí, el Real Murcia no es sólo un equipo de fútbol, es algo que forma parte de mi vida. Son muchos momentos en la grada con amigos, sufrimientos, alegrías, los recuerdos de mi abuelo llevándome de la mano a ver los partidos cuando yo tan sólo era un niño... son tantas cosas que tal vez sólo quien siente lo mismo que yo pueda comprenderme.
El sábado perdimos la categoría de la forma más dramática posible, pero también me di cuenta de algo que me hizo sentir mejor: el murcianismo es una gran familia. Nada más terminar el partido, mi móvil y mi Facebook echaban humo. Todos los que se sentían como yo compartían mi dolor y nos animábamos mutuamente, a los pocos minutos ya estaban creados grupos de apoyo, ya estábamos pensando en que el año que viene vamos a volver.
Y tenemos que volver, por todos aquellos en los que pensaba cuando el árbitro señaló el final del partido: por los que nos dejamos la voz en cada partido, por los que tenemos la sangre grana, por el mítico 'Panadero de Archena', por mi abuelo que me enseñó a amar a estos colores, por el abuelo de mis queridos Alicia y Keko, por el niño de la foto cuyas lágrimas empapaban las páginas del periódico del día siguiente, por la carne de gallina que siento al escribir esto, por todos los que durante estos más de cien años de historia al menos una ver se emocionaron al ver saltar al césped las camisas granas.
Por el Murcia, mi Murcia.

viernes, 18 de junio de 2010

De mis lecturas

"Sí. Debo aprender a tener fe, pero también a confiar en gente. No lo hago. Creo que todo el mundo trata de hacerme daño. Eso me induce a mantenerme apartada de personas y situaciones con las que, probablemente, no debería mantener distancia. Me lleva a seguir tratando con otras personas de las que debería separarme"

Muchas vidas, muchos maestros. Brian Weiss

P.S.: Hoy ha muerto José Saramago, hombre sabio y justo. Este "portugués de Canarias" ha escrito muchas de las páginas más brillantes de la literatura actual. Se nos va el hombre, pero siempre se nos quedarán sus palabras, sus enseñanzas, su saber. Gracias Saramago por todo lo que nos has regalado. Descanse en paz.