martes, 28 de julio de 2009

De mis lecturas

"Cumplidos los cien años, el individuo puede prescindir del amor y de la amistad. Los males y la muerte involuntaria no lo amenazan. Ejerce alguna de las artes, la filosofía, las matemáticas o juega a un ajedrez solitario. Cuando quiere se mata. Dueño el hombre de su vida, lo es también de su muerte"

Utopía de un hombre que está cansado, Jorge Luis Borges


lunes, 27 de julio de 2009

Mirando al mar

En estos días, el que escribe se encuentra de vacaciones y os comenta estas y otras cosas desde la orilla del mar, en La Manga.
Como soy consciente de que soy un privilegiado, no os quiero contar que mi vida estos días se limita a ir de la piscina a la playa, pasando por el jacuzzi, y a degustar frescas bebidas realizadas a base de malta y cebada. ¿He dicho que no quería? Vaya, ya lo he hecho.
En fin, que estos días me he propuesto descansar, cargar las pilas y, sobre todo, ser feliz, porque ya está bien que me dejen, que llevo un año duro.
Lo dicho, que voy a disfrutar de mis vacaciones como espero que ustedes disfruten de las suyas, sobre todo, como les dé la gana.




sábado, 25 de julio de 2009

Gracias, Manolo

Anoche tuve la gran suerte de ir al concierto que Manolo Garcia dio en Calasparra (Murcia). El cantante dio todo un recital y demostró, una vez más, que domina el espectáculo como pocos. Es uno de esos artistas que saben que se deben a su público y que, si han pagado una entrada, se merecen que él dé todo lo que esté en su mano para que salgan satisfechos y doy fe que, los que somos auténticos fans del catalán, lo hicimos.
Por lo demás, agradecer a todos los que hicieron que la de ayer, fuese una gran noche.


"Si ahora pudiese estar mirando tus ojos, iba a estar escribiendo aquí esta canción..."

jueves, 23 de julio de 2009

El cielo fue azul...

Y tú, miraste hacia otro lugar....



domingo, 19 de julio de 2009

De mis lecturas

"En su exilio a orillas de aquella playa desierta, azotada por los ardientes vientos del verano, recordaba a menudo la historia de cierto patricio de Atenas llamado Timón, que también rechazó el contacto de los hombres como él, e igual que él sentía menos deseos de volver a vivir entre ellos cuanto más tiempo duraba su soledad. Pero aunque merecieron las burlas de Aristófanes y Platón, los motivos de aquel antiguo ateniense habían sido más filosóficos que los suyos: Timón pasó su vida haciendo favores a los demás y, al necesitar su afecto, se encontró abandonado por todos. No dudó en condenarse al ostracismo más absoluto. Permaneció aislado en una colina cercana a Atenas y se dedicó a odiar a la raza humana el resto de sus días"

No digas que fue un sueño, Terenci Moix


martes, 14 de julio de 2009

Y tú... ¿estás preparado?

El otro día iba conduciendo y algo me llamó soberanamente la atención. No, no era una mujer de esas que van con las falditas en verano, que eso tiene que provocar más accidentes que el alcohol, sino una pegatina que lucía el coche que me antecedía y que rezaba algo así como: "Dios va a venir. ¿Estás preparado?".
Mi primera reacción fue frenar de golpe. ¡Coño, que susto, pensaba que lo llevaba en el asiento de atrás!, y luego me planteé si realmente estaba yo preparado para la llegada de Dios o mejor le daba cita para otro día si se daba el caso de que el muchacho decidiese volver.
Y la verdad es que durante un tiempo tuve mis dudas, de hecho, siempre me declaré agnóstico, pero acabé abriendo los ojos.
Por eso quiero darle las gracias a todos los que me han ayudado a ver la luz: a mis cuatro años en una universidad Católica, a Rouco Varela, el cardenal Cañizares, el Papa, el obispo de Tenerife, Ricardo Benjumea, y otros tantos que me han hecho saber que si Dios vuelve, yo estoy preparado... pero tal vez sus 'chicos' no lo estén.

jueves, 9 de julio de 2009

La única salida

Cristiano Ronaldo es milhorista, esto es, que cada sesenta minutos su cuenta no-corriente se ve incrementada en mil euros.
Mientras tanto, millones de licenciados y diplomados se mueren de asco sin trabajo o, con algo de suerte, en puestos no cualificados.
Tal vez la solución está en que de niños en lugar de darnos un libro, nos den un balón...