sábado, 28 de junio de 2008

Modelo talibán...

Posiblemente, el mejor Retrospecter de 'La hora chanante'...


viernes, 27 de junio de 2008

Esos locos bajitos

Para conciliarme con los niños, que tal vez la culpa no sea toda de ellos... por si así me dejaran dormir la siesta.

Gracias Saruchi por el vídeo.


jueves, 26 de junio de 2008

Y acabamos de empezar...

Los que tengáis hijos, sobrinos o, incluso, vecinos pesados, me entenderéis...


miércoles, 25 de junio de 2008

¿Pingüinos en Murcia?

Sé que muchos de los que leéis y participáis en este blog no tenéis la suerte de ser de Murcia. En esta bendita tierra tenemos la playa al alcance de la mano (vale, lo que veo desde mi ventana es el Mercadona, pero el mar lo tengo muy cerca), una catedral que aparece en todos los manuales de historia del arte, el lugar de España donde más horas de sol hay al año, una ciudad de casi medio millón de habitantes pero en la que aún hay zonas en las que en primavera huele a azahar, con gentes famosas por su hospitalidad... pero hoy se trata de eso.
Además de todas estas maravillas, en Murcia tenemos otra seña de identidad: la cerveza Estrella Levante. Si uno se jacta de ser murciano, tiene que beber este maravilloso regalo de los dioses, a ser posible, muy fría y con unas olivicas de Cieza o una marinera.
Pero bueno, a lo que yo iba, que comienzo contando las excelencias de una buena Estrella y al final no os cuento lo que quiero y me voy a ir a abrirme un quinto, que es lo que me apetece ahora. Esta empresa explota el orgullo de pertenencia, llegando a incluir una bandera de la región de Murcia en sus etiquetas, y haciendo que se asocie esta marca de cerveza con nuestra tradición, hacerla algo más de nuestra cultura.
Así que, mientras paseaba ayer, encontré este anuncio en una parada de autobús y planteaba una duda. Tal vez vosotros seáis capaz de resolvérmela...


martes, 24 de junio de 2008

Madre...

Visitando el blog de Cloe me he encontrado con una grandísima selección de las portadas de discos más surrealistas de la historia.
Sin embargo, he echado en falta (bien por desconocimiento, bien porque al ser la tercera entrega que hace sobre el mismo tema ya lo incluyó anteriormente) la que, para mi gusto, es el súmum del mundo freak aplicado al mundo de la música: 'Madre, soy cristiano homosexual', de José Ángel.
Ese pelo, esa camisa hawaiana comprada en la tienda de los chinos, esa cara entre concentración y aguantarse un pedo, ese mocasín camel, esa ánfora con cuatro ramos que le arrancaron a la palmera de la puerta de casa... Sencillamente sublime.

¡¡Cómo gozo con José Ángel!!


lunes, 23 de junio de 2008

De mis lecturas

"A veces los muchachos tienen un valor a prueba de balas, y sin embargo no poseen un ánimo a prueba de desencantos. Si al menos yo y otros veteranos pudiéramos convencerlos de que su obligación es mantenerse jóvenes. No envejecer de nostalgia, de tedio o de rencor, sino mantenerse jóvenes, para que en la hora del regreso vuelvan como jóvenes y no como residuos de pasadas rebeldías. Como jóvenes, es decir, como vida."
Primavera con una esquina rota, Mario Benedetti

sábado, 21 de junio de 2008

¡¡Julio, pícala!!

El partido de mañana tiene paralizado ya al país. A mí me da igual quién gane (aunque me tire más la escuadra azzurra porque mis equipos preferidos visten de azul y blanco: Espanyol, Rácing de Avellaneda, Tenerife...), pero el caso es que ese Expaña - Italia, en cuartos de final, me suena a mí de mi adolescencia...


viernes, 20 de junio de 2008

Diecinueve...

Ya sé que tengo unos estudios, una cultura, un bagaje, que soy un hombre leído... pero no lo puedo evitar, yo con estas cosas, me descojono.


jueves, 19 de junio de 2008

¡¡Vamos, España!!

Ayer vibré, grité, sentí, me dejé la garganta y casi lloré con la selección española de fútbol. Empujé a la roja con mis ánimos hasta que logró la ansiada victoria contra el equipo griego... Ah, ¿que yo no soy seguidor de la selección española? ¿Que a mí Expaña ni me va ni me viene?
Sí, vale, es cierto, yo nunca he sentido ese impulso patrio que otros intentan explicarme y que no entienden que yo no sienta nada cuando veo la bandera rojigualda. Que sí, que también es cierto que cuando jugaron en Murcia la selección española contra la argentina, yo fui a ver el partido con mi camiseta albiceleste y celebré el gol del equipo sudamericano como si hubiese nacido en el barrio de La Boca.
Vale, de acuerdo, me da igual España y que pasen de cuartos o no... ¡¡pero lo que no consigan las apuestas deportivas!! Gracias, Güiza.

miércoles, 18 de junio de 2008

Hace calor...


Llegó el calor. Después de unas semanas tonteando con la lluvia (porque en Murcia no llueve, sólo cae lo suficiente para mancharme el coche) parece ser que ha llegado el verano con ganas.

Han vuelto los pantalones cortos, las faldas mínimas, los ombligos al aire y las sangres revolucionadas... así que ayer tuve que irme a la playa y darme mi primer baño de 2008 (en el mar, coño, que os veo venir).

Tal vez algunos me llaméis exagerado y penséis que no hace tanto calor como para irse a la playa y darse un baño, que el agua tiene que estar helada. Pero sí, aquí hace demasiado calor, nunca había visto yo una temperatura igual en mis diecinueve años de vida (y si cuela, cuela). ¿Qué no os lo creéis? Pues aquí os dejo la prueba:


Mi querida Bermejo señala, bella y sorprendida, los 86 grados

martes, 17 de junio de 2008

El mito de las almas gemelas ('Diálogos de Platón')

"La naturaleza humana era antes muy diferente de como es hoy día.

Al principio hubo tres clases de hombres: los dos sexos que subsisten hoy día (masculino y femenino) y un tercero compuesto de estos dos y que ha sido destruido y del cual sólo queda el nombre [...] se llamaba andrógina porque reunía el sexo masculino y el femenino, pero que ya no existe [...]

En segundo lugar, tenían todos los hombres la forma redonda, de manera que el pecho y la espalda eran como una esfera y las costillas circulares, cuatro brazos, cuatro piernas, dos caras fijas a un cuello orbicular y perfectamente parecidas; una sola cabeza reunía estas dos caras opuestas la una a la otra; cuatro orejas, dos órganos genitales [...] Marchaban erguidos como nosotros [...]

La diferencia que se encuentra entre estas tres especies de hombres procede de la diferencia de sus principios: el sexo masculino está producido por el Sol, el femenino por la Tierra y el compuesto de los otros dos por la Luna, que participa de la Tierra y del Sol. Tenían de estos principios su forma, que es esférica, y su manera de moverse. Sus cuerpos eran robustos y vigorosos y sus ánimos esforzados, lo que les inspiró la osadía de subir hasta el cielo y combatir contra los dioses [...] La cuestión presentaba dificultades porque los dioses no querían aniquilarlos como con los gigantes fulminando rayos contra ellos, pero por otra parte, no podían dejar sin castigo su atrevida insolencia. Por fin, después de largas reflexiones, y de tener en cuenta que si los hombres desaparecieran desaparecerían también el culto y los sacrificios que aquéllos les tributaban, se expresó Júpiter en estos términos: " Creo haber encontrado un medio de conservar a los hombres y de tenerlos más reprimidos, y es disminuir sus fuerzas. Los separaré en dos y así los debilitaré y al mismo tiempo tendremos la ventaja de aumentar el número de los que nos sirvan: andarán derechos sostenidos por dos piernas [...]"
Después de esta declaración hizo el dios la separación que acababa de resolver, cortó a los hombres en dos mitades, lo mismo que hacen los hombre con la fruta cuando la quiere conservar en almíbar o cuando quieren salar los huevos cortándolos con una crin, partiéndolos en dos partes iguales. A continuación, ordenó a Apolo que curara las heridas y que colocara la cara y la mitad del cuello en el lado por donde se había hecho la separación, a fin de que la vista del castigo los volviera más modestos. Apolo les puso la cara del modo indicado y recogiendo la piel cortada sobre lo que hoy se llama el vientre, la reunió a la manera de una bolsa que se cierra dejando una abertura en medio, que es lo que llamamos ombligo. Pulió los demás pliegues, que eran numerosos, y arregló el pecho dándole forma con un instrumento parecido al que emplean los zapateros para pulir el cuero sobre la horma y dejó solamente algunos pliegues sobre el vientre y el ombligo, como recuerdo del castigo anterior.

Una vez hecha esta división, cada mitad trató de encontrar aquella de la que había sido separada y cuando se encontraban se abrazaban y se unían con tal ardor en su deseo de volver a la primitiva unidad, que perecían de hambre y de inanición en aquel abrazo, no queriendo hacer nada la una sin la otra. Cuando una de estas mitades perecía, la que la sobrevivía buscaba otra a la que de nuevo se unía, fuera ésta la mitad de una mujer entera, lo que hoy llamamos una mujer, o un hombre, y así iba extinguiédose la raza.

Movido Júpiter a compasión, imagina un nuevo expediente: pone delante los órganos de la generación, que antes estaban detrás; se concebía y vertía la semilla, no el uno en el otro, sino sobre la tierra como las cigarras. Júpiter puso delante aquellos órganos y de esta manera se verificó la concepción por la conjunción del varón con la hembra. Entonces si la unión se verificaba entre el hombre y la mujer, eran los hijos el fruto de ella, pero si el varón se unía al varón, la saciedad los separaba muy pronto y volvían a sus trabajos y otros cuidados de la vida.

De ahí procede el amor que naturalmente sentimos los unos por los otros, que nos vuelve a nuestra primitiva naturaleza y hace todo para reunir a las dos mitades y restablecernos en nuestra antigua perfección. Cada uno de nosotros no es por tanto más que una mitad de hombre que ha sido separado de un todo de la misma manera que se parte en dos a un lenguado. Estas dos mitades se buscan siempre."

lunes, 16 de junio de 2008

Hoy suena...

Esta mañana suena, una y otra vez, 'Te esperaré', de Shuarma (ex Elefantes). Porque a veces esperar tiene una valiosa recompensa. Te esperaré.
Buenos días y buena suerte.


domingo, 15 de junio de 2008

De mis lecturas

"Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de ellos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal preferido de otros niños.

Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un tamaño, un peso y una fuerza descomunales... Pero después de la actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba sus patas. Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y aunque la madera era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir.

El misterio sigue pareciéndome evidente. ¿Qué lo sujeta entonces?. ¿Por qué no huye?.

Cuando era niño, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces por el misterio del elefante... Alguno de ellos me explicó que el elefante no huía porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: "si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?". No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca...

Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta: "el elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy,muy pequeño". Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él. Imaginé que se dormía agotado y al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día y al otro... Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede. Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo. Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza.

Todos somos un poco como el elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos pensando que "no podemos" hacer montones de cosas, simplemente porque una vez, hace tiempo, lo intentamos y no lo conseguimos. Hicimos entonces lo mismo que el elefante y grabamos en nuestra memoria este mensaje: no puedo, no puedo y nunca podré. Hemos crecido llevando este mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y por eso nunca más volvimos a intentar liberarnos de la estaca. Cuando, a veces, sentimos los grilletes y hacemos sonar las cadenas, miramos de reojo la estaca y pensamos: "no puedo y nunca podré". Ésto es lo que te pasa, vives condicionado por el recuerdo de una persona que ya no existe en ti, que no pudo. Tu única manera de saber si puedes es intentarlo de nuevo poniendo en ello todo tu corazón... ¡¡¡Todo tu corazón!!!."

Déjame que te cuente, Jorge Bucay

viernes, 13 de junio de 2008

Un mundo diferente al de las películas

Hoy he decidido plagiar y, a quién mejor, que a mí mismo. Esto lo escribí hace un par de años y me consta que muchos ya lo habéis leído, pero he querido recuperarlo, porque la vida no es siempre como uno quisiera, porque no todas las historias tienen un final feliz... porque el mundo no es como en las películas.

Cada día se repite el mismo despertar, pero no es el día de la marmota, ni siquiera es de día. Miro por la ventana y sólo encuentro oscuridad, el espesor de la noche que aún vence la batalla al alba. El mundo de las sombras se apodera de la calle, no hay luz, no hay alegría.
Ninguna mañana he encontrado diamantes en la mesa, sólo desayuno tristeza, una y otra vez el mismo plato. Nadie para decirme qué deseo, nadie para decirme buenos días príncipe, nadie para despertarme con una sonrisa.
Subo a mi coche y no se ha convertido en un Cadillac, nunca seré un rebelde aunque yo sí tenga causa. Arranco el motor y tampoco me transporta al futuro, sólo a ese trabajo donde veré las mismas caras, oiré los mismos chismes, sufriré las mismas envidias.
Se acaba la jornada, la misma rutina cinco días a la semana, cincuenta y dos semanas al año. No sigo el camino de baldosas amarillas para llegar a casa, es el sucio y maltrecho asfalto el que me muestra el lugar donde debo ir o del que, quizás, nunca debí salir.
Me cruzo con gente por la calle que me presentan a otras personas, pero ninguna es Katharine Hepburn ni me saludan con un "querido, ¿cuál es tu nombre?". Nadie me hace ofertas que no podré rechazar. Normalmente no olvido una cara, pero en este caso haré una excepción.
Tampoco tengo un café, para que esa mujer fatal lo elija entre todos, esa mujer que jamás se casará conmigo, lo hará con un enterrador o con un verdugo, pero nunca con un periodista, porque jamás podré dejar de serlo, al igual que no se pueden quitar las manchas a un leopardo o enganchar un caballo de carreras a un carro de basura.
Pero tal vez el problema no esté en lo que me han vendido las películas, sino en mí, por no pasar de ser un actor de película de serie B, de esas que programa Telecinco por las tardes. Bueno, al menos tal vez siempre me quedará París o, como diría Scarlett O'Hara, al fin y al cabo, mañana será otro día. ¿O no?.

Raúl Perelló. Murcia, agosto de 2006

jueves, 12 de junio de 2008

Un día raro, raro, raro...

Hay días que no apetece nada. Son las cinco de la tarde y aún no he actualizado el blog, pero es que tampoco sé qué poner.
¿Una canción? Eso lo hago cuando hay un tema que me da vueltas a la cabeza y creo que así podré exorcizarme y saldrá de mi cabeza (aunque nunca lo consigo). ¿Hablo sobre la cris... ups, perdón, sobre la desaceleración? Paso, creo que ya está todo dicho y al final el tema de los camioneros y los piquetes acaban encabronándome. ¿De la ministra inventándose palabras como si fuese García Lorca? No, porque si no, me van a retirar el carné de socialista.
Y el caso es que no es que esté enfadado ni que me pase nada, sólo es que tengo uno de esos días...


miércoles, 11 de junio de 2008

Freaks, camisetas y agradecimientos

Creo que hay dos cosas de mí que, a estas alturas, son obvias. Una de ellas es que soy un freak (a mucha honra, ojo) y otra es que tengo una extraña obsesión por las camisetas.
Conocedora de esa situación, mi amadísima Bermejo me regaló ayer el DVD de la nueva temporada de Muchachada Nui que incluía una camiseta del grandioso Enjuto Mojamuto. Para agradecérselo, aquí pongo una muestra de cómo queda su regalo en mi maravilloso pecho palomo (ejem).

Y para quien aún no conozca al gran Enjuto...



martes, 10 de junio de 2008

La barrera del lenguaje

Esta mañana me dio por pensar (sí, ya sé que no tengo costumbre? en que la mayor barrera que nos encontramos en la vida a la hora de comunicarnos es, paradójicamente, el lenguaje.
No es nada fácil explicar lo que nos sucede y hacernos comprender a los demás, sobre todo cuando hablamos de temas relacionados con los sentimientos.
Por ejemplo, ¿cómo decirle a alguien que nunca más vas a querer despertar si no es a su lado? Las palabras nos limitan, ¿cuáles usaríais para definir una mirada? Sí, precisamente esa de la primera vez que viste a la persona a la que amas, esa que te deja tan helado que no sabes qué decir y sólo aciertas a mover la boca sin emitir sonido alguno y a darle codazos al que tienes a tu lado, aunque no lo conozcas y luego te cueste un disgusto.
¿Cómo explicar a una persona que es tu primer pensamiento en la mañana y el último en la noche? ¿Cómo decir lo que te sucede cuando las palabras se quedan cortas? ¿Cómo contarle a alguien que te ha cambiado la vida y que te crea? ¿Cómo decir todo esto sin que un tipo duro como yo parezca un blando y un ñoño?...
El lenguaje os limita y todo eso "se perderá como lágrimas en lluvia"


lunes, 9 de junio de 2008

Centenario

Hoy es un día de celebraciones varias. Primero felicitar, en este día de nuestra Región, a todos los que tenemos la suerte y el orgullo de ser murcianos.
También, hoy se cumplen una vida y dos años, que mi diva del soul (a. K. a. RuZz) se echó un cantecito a destiempo y desde entonces ha puesto banda sonora y cascabeles a cada día.
Y, por último, este post es el que hace cien en este blog. Gracias a todos los que con vuestras visitas y comentarios hacéis de este un centenario feliz (no como el que me ha dado el Real Murcia) y de mi bitácora "el sitio de mi recreo".

domingo, 8 de junio de 2008

Y sin embargo, funciona

Mario Benedetti - Táctica y estrategia

Mi táctica es mirarte,
aprender como sos,
quererte como sos.
Mi táctica es hablarte y escucharte,
construir con palabras un puente indestructible.
Mi táctica es quedarme en tu recuerdo,
no sé cómo ni sé con qué pretexto,
pero quedarme en vos.
Mi táctica es ser franco y saber que sos franca
y que no nos vendamos simulacros,
para que entre los dos no haya telón ni abismos .
Mi estrategia es, en cambio,
más profunda y más simple.
Mi estrategia es que un día cualquiera,
no sé cómo ni sé con qué pretexto,
por fin me necesites .

sábado, 7 de junio de 2008

¿Parecidos razonables?

Estaba tirado en casa haciendo zapping cuando, de repente, este indivíduo inundó mi pantalla:


Me puse a pensar de qué me sonaba este especimen. Llegué a la conclusión que apareció una vez en Callejeros o en Vidas Anónimas, no estoy seguro, pero lo que sí tenía claro era de lo que realmente me sonaba ese estilismo y, sobre todo, esa voz...



viernes, 6 de junio de 2008

El equilibrio es imposible

Piratas - El equilibrio es imposible

Confía en mí,
nunca has soñado poder gritar
y te enfureces,
es horrible el miedo incontenible.
Entonces ven, dame un pedazo,
no te conozco cuando dices
"qué felices qué caras más tristes...
qué caras mas tristes"
Ella sabe y presiente
que algo ha cambiado.
¿Dónde estás? no te veo, es mejor,
ya lo entiendo ahora,
ya no me lamento, no sigo detrás, ¿para qué?
Si cada vez que vienes me convences,
me abrazas y me hablas de los dos...
Y yo siento que no voy,
que el equilibrio es imposible
cuando vienes y me hablas de nosotros dos.
No te diré que no,
yo te sigo porque creo que en el fondo hay algo...
Ella no me imagina cazando en los bares,
viviendo deprisa,
¿para qué?, ¿para qué?
Si cada vez que vienes me convences,
me abrazas y me hablas de los dos...
Y yo siento que no voy,
que el equilibrio es imposible
cuando vienes y me hablas de nosotros dos.
No te diré que no,
yo te sigo porque creo que en el fondo hay algo...
Y yo te sigo porque creo que en el fondo hay algo...
Confía en mí,
nunca has soñado poder gritar
y te enfureces,
es horrible el miedo incontenible.
Entonces ven,
dame un abrazo,
no te conozco cuando dices
"qué felices qué caras más tristes,
qué caras más tristes..."

jueves, 5 de junio de 2008

No me gusta que a los toros...

Yo me confieso antitaurino y, si por mí fuese, aboliría la 'fiesta nacional'. Sin embargo, he de reconocer que esta foto que he encontrado en El País me ha encantado.
En la corrida de toros organizada en la plaza de Las Ventas el pasado el martes, el ex alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, se llevó un pequeño susto cuando uno de los toros intentó saltar la barrera justo por donde él se encontraba.

La cara del político la podría utilizar la RAE para definir el miedo o Chiquito de la Calzada para sus próximas actuaciones. Eso sí, también habría que ver la cara que puso el morlaco al ver a Álvarez del Manzano...




miércoles, 4 de junio de 2008

Mi señora

Este vídeo es antiguo e, imagino, que todos lo habréis visto, pero me apetece ponerlo aquí. Se trata del cortometraje ganador del premio especial FOXTV en el festival Cinemad'03, y cada vez que lo veo me parece aún mejor.


martes, 3 de junio de 2008

Preguntas sin respuesta

Los niños tienen esa frescura y esa inocencia para hacer preguntas que nosotros ya no somos capaces de hacernos, tal vez porque hay algunas cuestiones que no tienen una respuesta clara.




Gracias Saruchi por la viñeta. (Frente canarión: siempre antichicharreros)

lunes, 2 de junio de 2008

¡Cómo están los chavales!

La juventud está muy mal y, como nos enseña Darío Adanti, todos sabemos qué es el culpable.
Sujeto A - Toda la semana trabajando en un puto andamio para pagarle el hospital al abuelo... y para colmo mi hermano se mata con la moto, mi vieja con sesenta años tiene que salir a currar de chacha. Y eso por no contar que la pobre mujer es viuda y le acaban de detectar Alzhéimer.
Sujeto B - Calla, que yo... mi hermano está en el talego por cargarse a un tío, mi madre está en el hospital por las palizas que le da mi viejo que es alcohólico y ludópata, a mí me han echado del curro, mi novia se ha quedado embarazada y, si no pagamos la hipoteca esta semana, nos echan del piso y tenemos que vivir en la puta calle.
A - Espera, no nos comamos la cabeza, que aquí lo que pasa es que después de dos días de juerga metiéndonos de todo, ahora nos está viniendo el bajón... ¡Siempre caemos en la misma trampa! ¡Y mira que sabemos que la droga es mala!
B - No, si al final va a ser culpa de la droga... porque todo lo demás es cojonudo.

domingo, 1 de junio de 2008

Sólo quiero...

Los domingos siempre han sido de churros y boleros, pero desde que los primeros empezaron a sentarme mal, he tenido que cambiar el menú, así que esta mañana he decido compartir con vosotros este tema de Pereza, que para mí siempre ha sido especial.

Pereza - Yo sólo quiero

Aunque nunca supe cómo empezar esto,
tú eres la cosita que más quiero.
¿Cómo se puede ser tan cuerdo
y estar tan loco por tus huesos?
Soy el genio de tu Font-Vella
en el trabajo pídeme un deseo
y luego bebe de la botella
y en la boca recibe este beso.
Yo sólo quiero hacerte el amor,
yo sólo quiero que me quieras
como te quiero yo,
sólo quiero que hoy me digas
que esta noche eres sólo mía.
Yo sólo quiero hacerte el amor,
yo sólo quiero que me quieras
como te quiero yo,
sólo quiero que hoy me digas
que esta noche eres sólo mía.
Sigues perfecta en cualquier parte,
el arte que tienes, tu radio de acción.
Hay rayos X en tu mirada
que me atraviesan mucho más que tu voz
y tengo celos de cualquiera,
a veces el mundo no es más que un tiburón,
es que te llevo por la sangre,
la sangre es la tinta de esta canción.
Yo sólo quiero hacerte el amor,
yo sólo quiero que me quieras
como te quiero yo,
sólo quiero que hoy me digas
que esta noche eres sólo mía.
Yo sólo quiero hacerte el amor,
yo sólo quiero que me quieras
como te quiero yo,
sólo quiero que hoy me digas
que esta noche vas a ser mía.