lunes, 21 de junio de 2010

Si jugaras en el cielo, moriría por verte

El pasado sábado mi equipo de fútbol descendió a Segunda B. Muchos no entenderán que eso pueda afectar demasiado anímicamente, otros pensamos como Bill Shankly, y creemos que "el fútbol no es una cuestión de vida o muerto. Es mucho más que eso".
Efectivamente, para mí no es tan sólo un deporte, sino un sentimiento. Para mí, el Real Murcia no es sólo un equipo de fútbol, es algo que forma parte de mi vida. Son muchos momentos en la grada con amigos, sufrimientos, alegrías, los recuerdos de mi abuelo llevándome de la mano a ver los partidos cuando yo tan sólo era un niño... son tantas cosas que tal vez sólo quien siente lo mismo que yo pueda comprenderme.
El sábado perdimos la categoría de la forma más dramática posible, pero también me di cuenta de algo que me hizo sentir mejor: el murcianismo es una gran familia. Nada más terminar el partido, mi móvil y mi Facebook echaban humo. Todos los que se sentían como yo compartían mi dolor y nos animábamos mutuamente, a los pocos minutos ya estaban creados grupos de apoyo, ya estábamos pensando en que el año que viene vamos a volver.
Y tenemos que volver, por todos aquellos en los que pensaba cuando el árbitro señaló el final del partido: por los que nos dejamos la voz en cada partido, por los que tenemos la sangre grana, por el mítico 'Panadero de Archena', por mi abuelo que me enseñó a amar a estos colores, por el abuelo de mis queridos Alicia y Keko, por el niño de la foto cuyas lágrimas empapaban las páginas del periódico del día siguiente, por la carne de gallina que siento al escribir esto, por todos los que durante estos más de cien años de historia al menos una ver se emocionaron al ver saltar al césped las camisas granas.
Por el Murcia, mi Murcia.

3 comentarios:

Thedarksunrise dijo...

Es que el sentimiento nunca baja de categoría :)

Pekeño dijo...

Mi querido Perelló, si ese sentimiento lo tuvieran los que dirigen la S.A., tendriamos el mejor equipo de mundo. Si tuvieran el sentimiento del panadero o de nuestros abuelos, todo el mundo escrbiría: REAL MURCIA C.F.

Volveremos y allí estaremos.

Cyana dijo...

Qué bonito lo que ha dicho Alicia! :)

Oye, Ra, no he leído nada del contagio murcianista!!!

El sábado veía con mi familia el partido del equipo de mi Ra.
Íbais ganando e imaginábamos lo contento que estarías.
Pero entonces pitaron un penalti en contra.
Uy, uy uy... temí lo peor...

Pero no! Lo peor es lo que realmente sucedió!!!!

Se me puso toda la piel de gallina y, como si de mi Espanyol se tratase, un nudo en el estómago que se apretaba al ver la repetición una y otra vez al día siguiente...

... Por Ra, que me enseñó a sentir estos colores :)

Solo va a ser una temporada para coger fuerzas, verás :)