lunes, 28 de diciembre de 2009

Yo sobreviví a 2009 (Micheal Jackson, no)

Después de mi dilatada ausencia por un problema sexual (que no me salía de los cojones escribir), vuelvo (si aún queda alguien por ahí) para desearos un próspero 2010 y para invitar a que, tal y como suelo hacer yo, hagáis balance de los últimos doce meses.
2009 ha sido un año raro para mí, puesto que no empezó bien, continuó peor y se acabó de joder antes del verano. Sin embargo, tengo que reconocer que la segunda mitad ha sido, por lo general, buena o muy buena.
El caso es que siempre hay algo que celebrar, aunque sea que el año se acaba y que el próximo no puede ser peor o, simplemente, que estamos vivos, algo que no pueden decir Michael Jackson, Mari Trini, el grandísimo Mario Benedetti (que vacío dejaste, viejo), Farrah Fawcett, Frank McCourt, el gran capitán Dani Jarque, Brittany Murphy...
En fin, que para algunos éste sera el año de la gripe A, para otros sera el del Barça o para otros el de Obama. Sin embargo, yo estoy con José A. Pérez, que en su columna del diario Público, aseguraba que 2009 será recordado por algo que te pasó a ti y sólo a ti, aunque eso no entrará jamás en los libros de historia.
Feliz 2010 a todos, que el próximo año os dejen hacer y ser, simplemente, lo que queráis.
Llega fin de año y, con él, los listados de la gente más importante. La idea, creo, es que los no importantes miremos las fotos de los importantes y nos maravillemos de su importancia. Este año, nos dicen, ha importado Barack Obama, porque ganó las elecciones y le regalaron un Nobel. Y ha importado Patxi López, porque perdió las elecciones pero se ganó a la derecha. Son importantes ciertos actores y actrices porque han hecho películas bien promocionadas, y es importante tal o cual deportista porque su deporte tiene share.
Estos días, las televisiones nos machacan con doce meses de imágenes yuxtapuestas. Y resulta que ha sido el año del Tamiflú y de SITEL, de los corruptos y los presuntos. El año que buscamos a Lorca y no lo encontramos. El año que los crucifijos se quedaron en la aulas, cuando la ciencia fue castigada en los presupuestos públicos y volvieron las máscaras antiglobalización. Cuando a Berlusconi le partieron la cara. El año en que la suave desaceleración económica dejó en las calles a cuatro millones de desacelerados trabajadores. El año en que se fusionó todo el mundo y Freixenet repitió anuncio en Navidad. El año que murieron 29 medios de comunicación en España y, con ellos, un poco el periodismo.
Pero, sobre todo, éste ha sido el año en que te enamoraste o rompiste, cuando te acostaste con éste o aquella, cuando le conociste, cuando nació o falleció. El año de aquel viaje, de aquella noche, el año que pasaste todo el año sin verle. El año en que las imágenes del año pasaron a tu alrededor sin tocarte. Igual que el anterior, el año que fuiste importante pero a ninguna lista le importó.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Estoy hasta los huevos...

... de obras, de que rompan lo mismo veinte veces, de tener un alcalde que parece una Viagra porque lo levanta todo, de tardar una hora en hacer un recorrido de un kilómetro, de la cara de tonto del operario con la paleta del STOP, de que siempre lo paguemos los mismos, de que sólo avancen las obras que le interesan a ellos.

Menos mal que está Forges y él me entiende...

lunes, 9 de noviembre de 2009

De mis lecturas

"- Había deseado toda la vida que admirarais mi resistencia al hambre - dijo el ayunador.
- Y la admiramos - repúsole el inspector.
- Pero no debíais admirarla - dijo el ayunador.
- Bueno, pues entonces, no la admiraremos - repuso el inspector -; pero ¿por qué no debemos admirarte?
- Porque me es forzoso ayunar, no puedo evitarlo - dijo el ayunador.
- Eso ya se ve - dijo el inspector -, pero ¿por qué no puedes evitarlo?
- Porque - dijo el artista del hambre levantando un poco la cabeza y hablando en la misma oreja del inspector para que no se perdieran sus palabras, con labios alargados como si fuera a dar un beso -, porque no pude encontrar comida que me gustara. Si la hubiera encontrado, puedes creerlo, no habría hecho ningún cumplido y me habría hartado como tú y como todos."

El artista del hambre, Franz Kafka

jueves, 29 de octubre de 2009

Mi compañero de facultad

Aunque para algunos no es precisamente noticia, yo "estudié" en una universidad privada, concretamente en la Universidad Católica San Antonio de Murcia, también conocida como UCAM.
Las razones para que yo eligiera este centro y no otro fueron, simplemente, geográficas y económicas puesto que, aún tratándose de una institución privada, me resultaba más barato que el vivir en otro lugar, ya que en Murcia no se impartía Periodismo.
De la UCAM poco bueno puedo decir. Lo único que saqué fueron ciertas amistades que aún tengo la suerte de mantener. Nada más. Sin embargo, no me arrepentía de haber pasado cuatro años allí...
Eso sí, si tuviese que empezar ahora no lo haría. ¿La razón? Su política de contratación de catedráticos. Hace unos días estaba escuchando la radio cuando una noticia me sobresaltó: "José María Aznar impartirá clase de Ética, política y humanidades en una universidad privada" (ya de paso que contraten a Correa para dar Economía).
Sí, efectivamente, la UCAM ha contratado al ex presidente de Gobierno para que instruya a los jóvenes para que de mayores sean tiranos, chulos, destrocen costas, regalen empresas a sus compañeros de pupitre, mientan a la población e invadan países porque un amigo suyo le ha dicho que se van a repartir el botín (luego dirán que es por culpa de la LOGSE, eso sí).
¿Os imagináis un encuentro casual entre el hombre del bigote y un servidor portando la camiseta que acompaña mis comentarios? Sería un gran momento, sin duda, ese hombre leyendo "Aún sigo odiando a Aznar" y mirándome luego a los ojos, leyendo en sus pupilas el mismo odio que dedicaba a los policías que descubrieron que el 11-M no fue cosa de ETA. Uff, perdonadme, pero creo que me he excitado sólo de imaginármelo.
Lo dicho, que este miembro (con perdón de la expresión) de la tercera promoción de la UCAM se echa las manos a la cabeza, se avergüenza de haber pisado el mismo suelo que el pequeño especimen y espera que el dinero de sus matrículas se haya gastado en otras cosas mejores que pagar a este individuo que nunca debió salir de Valladolid. Eso sí, propongo que la institución pase a llamarse Universidad Caótica San Antonio de Murcia. Cuestión de coherencia.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Dejad que los niños se acerquen a mí

Hace unos días tuvo lugar una manifestación en Madrid contra la reforma de ley del aborto planteada por el Gobierno.
Miles de personas (las cifras oscilan entre las veinticinco mil personas y los dos millones y medio, según quién proporcione las cifras) salieron a la calle para clamar contra la interrupción voluntaria del embarazo y, ya de paso, meterle un poco de caña a Zapatero. Toda esta turba estaba dirigida por la Iglesia Católica y a la cabeza de la manifestación se encontraban miembros del Partido Popular, como el ex presidente del Gobierno, José María Aznar.
Yo hubiese estado en esa protesta. Sí, ya sé que os sorprendo, pJustificar a ambos ladosero pienso que el aborto es una aberración y que hay que defender la vida. Sí, hay que dejar que los niños nazcan.

Efectivamente, hay que dejar que los niños nazcan porque, sin ellos, ¿de quién iban a abusar curas, misioneros y demás estirpe clerical? Si no quedaran niños, ¿a quién iba a pagar el concejal del Partido Popular en Palma de Mallorca para tener relaciones sexuales? Hay que entender a la Iglesia Católica de Expaña. Vale que no se manifestaron contra la invasión de Irak y que apoyaran la dictadura de Franco durante casi cuarenta años, pero eso son minucias en comparación con que un feto no nazca. Ah, no, hay cosas que no se pueden permitir. Una cosa es que un embrión no llegue a tener vida y otra muy distinta que violes a un menor que, al fin y al cabo, lo haces por su bien, ¡qué coño!. Es mucho mejor dejarlos nacer y una vez con vida, emparedarlo tal y como aparecieron las paredes de mucho conventos. Aunque, claro, también se puede esperar porque, como no condenan la pena de muerte, los matamos de mayores dejándoles que marquen así repetidas veces la casilla de la Iglesia en la declaración de la Renta.

Esta es la hipocresía de la derecha más rancia de este país.


sábado, 17 de octubre de 2009

Sociabilidad

Cada día que pasa estoy menos sociable. Me apetece menos estar con/aguantar a la gente y más recluirme en mi casa.
De hecho, he recortado mi lista de amistades y he decidido que sólo voy a quedar con unos cuantos cuando me apetezca. No tengo ganas de aguantar a nadie que no quiera. Ni en el trabajo, ni en la calle ni en falsos actos sociales como bodas o comidas de Navidad donde a (casi) ninguno de los asistentes les deseo nada y, mucho menos, felicidad.
No sé si me estoy haciendo viejo, borde (más aún) o ambas cosas, pero me da igual. Pienso recluirme como la vieja de los gatos de los Simpsons y que le den al mundo.
Conmigo, quien quiera; contra mí, quien pueda.


martes, 6 de octubre de 2009

De mis lecturas

"He inventado un nuevo lenguaje: mis ojos. Los ojos no me servían sino para mirar. Hoy todo lo digo con los ojos y lo que ayer comprendía con la mente y el pensamiento hoy lo hago con mis ojos, El desconcierto, la pena, la fatiga, el desamor, el furor se convierten en miradas que distanciándose de otras miradas las destacan y me enseñan lo que debo aprender. Los ojos subrayan todo acontecer y los libros son ahora el blanco, y el blanco lo envuelve todo, menos los ojos. Con ellos veo el peligro y los desechos, siempre atentos. Ellos generan el pensar que ya no tendrá pensamiento y lo que en mis ojos no reparen no existe, no me detengo en nada que no detecten mis propios ojos, no deben desviarse mis ojos, carezco de otro lenguaje, el único es el que ven y miran mis ojos.
Don ellos mi nuevo lenguaje. Desde hoy, mis ojos hablarán por mí.
Y es con esos ojos que contaré esta historia."

Para que no me olvides, Marcela Serrano


jueves, 1 de octubre de 2009

¿Llegará el día?

lunes, 21 de septiembre de 2009

Un buen día

Todos tenemos a veces un buen día. No digo yo que sea mi caso hoy, ni mucho menos, ¿cómo voy a estar de buenas un lunes y teniendo que ir a trabajar esta tarde porque empiezo el horario de invierno?. Me refiero a días buenos, que todos tenemos y los demás disfrutan.
Son esas mañanas que te levantas bien, con el pie derecho. Sales a la calle camino del trabajo, te cruzas con un vecino al que le das los buenos días y te contesta "¿buenos de qué?". Pobre hombre, habrá pasado una mala noche, no voy a tomárselo en cuenta... ¿Y si me doy la vuelta y le pregunto qué le ha sucedido y si le puedo ayudar en algo?. Entonces subes al coche, un tío te hace una pirula y tú le cedes amablemente el sitio y le dices por la ventana: "pase, buen hombre", a lo que el susodicho, con una sonrisa que ni Mickey Mouse colgado de Prozac y masturbándose en Disneyland, te contesta: "disculpe, no me percaté de su presencia" y tú, que ya hemos dicho que tenías un buen día, le replicas con un "no se preocupe, lleve cuidado".
Estás feliz, deseando llegar al trabajo para ver a tus compañeros, tienes ganas de gritar lo contento que estás. Entonces enciendes la radio, escuchas y todo encaja...


lunes, 14 de septiembre de 2009

Un mal día

Todos tenemos a veces un mal día. No digo yo que sea mi caso hoy, ni mucho menos, ¿cómo voy a estar de malas cuando no tengo que ir a trabajar por estar de puente?. Me refiero a días malos, que todos tenemos y los demás sufren.
Son esas mañanas que te levantas torcido, con el pie izquierdo. Sales a la calle camino del trabajo, te cruzas con un vecino que te da los buenos días y tú le contestas "¿buenos de qué?". Pero será tonto el tío, vamos, "buenos días" me dice... ¿a que todavía me doy la vuelta y le meto?. Entonces subes al coche, un tío te hace una pirula y tú te cagas en todos sus fallecidos desde la época del hombre de Atapuerca hasta nuestros días y le gritas por la ventana: "¡¡mujer tenías que ser!!", a lo que el susodicho, con más barba que el abuelo de Heidi cuando se quedó sin cuchillas, te contesta: "pero si soy un tío, idiota" y tú, que ya hemos dicho que tenías un mal día, le replicas con un "¡¡encima marimacho!!".
Estás al borde de tu paciencia, no aguantas más, tienes ganas de gritar. Entonces enciendes la radio, escuchas y todo encaja...


jueves, 10 de septiembre de 2009

Ya tenemos tele...

Hablemos un poco de televisión.

Risto Mejide estrenó hace una semana su programa 'G-20', consistente en realizar una lista casi a diario de gente prescindible a la que castiga, por decirlo de algún modo, incluyéndola en este inventario.

Fuera de si el presentador te caiga bien o mal, creo que hay que valorar el formato y, como el propio Mejide diría, el producto. En mi opinión (modesta a la par de inculta), es muy plausible que se trate de un proframa en el que se hable (aunque sólo lo haga él) de un modo claro y directo. Además, queda muy claro que son valoraciones personales, nadie es engañado porque todo el que se pone delante de la televisión en ese momento sabe que lo que va a presencia es algo completamente sobjetivo, no tiene una pretensión de engaño, algo que es digno de agradecer conforme están los medios de comunicación.

Risto Mejide es un homrbe que se atreve a hablar de todo y de todos, sin tener en cuenta (o tal vez por ello) la repercusión de sus palabras. Por ejemplo, muy pocas personas osarían llamar "cabezón" públicamente a todo un héroe (ejem) nacional como es Fernando Alonso (¿cuántos mensajes habré mandao y recibido con el texto "¡¡Alonso, joputa!!"?) o decirle al campeonísimo (ejem de nuevo) que en lo único que sobresale últimamente es en buscar excusas para justificar sus múltiples derrotas. Porque, seamos sinceros, la verdad es que sólo Risto es capaz de estar trabajando en Telecino y calificar a Ana Rosa Quintana como "escritora multirracial" o "chica pelo Pantene de 1978", siendo ésta uno de los buques insignia de la cadena de Fuencarral.

Tal vez Mejide sea sincero o insolente, claro o maleducado, quien piense que el llevar gafas de sol es una falta de respeo y quien le verá guapo con ellas puestas (querida Ego, su opinión a este respecto creo que está más que clara), pero lo que es obvio es que lo que busca es no dejar a nadie indiferente.

Doy fe que lo consigue.


domingo, 6 de septiembre de 2009

Nos fuimos de Boda

Mi querido amigo Abel se casó ayer con Estefanía en Elche, y allí que fuimos todos los compañeros de la carrera a celebrar tamaño acontecimiento.
Desde aquí felicitar a la pareja y desearles un largo y feliz futuro juntos y, como todos nos emperifollamos para el evento, os dejo la muestra de lo guapas que iban sobre todo las niñas, que conmigo estaba la cosa complicada.

Los novios con los muñecos de la tarta

Abel y Estefanía muestran uno de los regalos que le hicimos
En la entrada del restaurante: Nani, Inma, Ana, Alicia, Mariate, Cipri y un servidor

Las chicas (y yo que me apunté) durante el baile: Paqui, Alicia, Ana, Estefanía, Mariate, Inma, Nani y Raúl

miércoles, 2 de septiembre de 2009

¡¡Expaña, Expaña!!

Dice mi DNI que soy español. Dice el Marca y mi quiniela que la selección juega no sé cuándo. Así que, imagino, que tendré que animar a muerte a estos once (sean los que sean), para que se partan el pecho por el escudo que llevan sobre el plexo solar y nos hagan a olvidar a todos que no tenemos para pagar la hipoteca.
Y es que a mí eso de patria me suena a tiempos pretéritos que no tiene que ser mejor precisamente sino que simplemente, como dicen los geniales Les Luthiers ("haya paaaaaz"), cualquier tiempo pasado fue anterior.
Pero bueno, que tendremos que sacar nuestra bandera y ondearla al viento por el bien de Expaña. Eso sí, la de Forges...


martes, 1 de septiembre de 2009

Una de piratas

La piratería parece ser que es un problema. No me refiero a los que en Somalia secuestran barcos, que los marineros son gente pobre, me refiero a cuando nos bajamos una película o un disco de Internet, haciéndole daño a pobres personas como Alejandro Sanz o David Bisbal.
Porque los derechos de autor que pagamos en forma de canon por copia, no se reparten por igual, sino según el porcentaje de discos que estos artistas han vendido.
Porque estos de la SGAE se están pasando. Han perdido totalmente los escrúpulos y cobran en bodas, bautizos, comuniones e, incluso, actos benéficos. Cualquier día salgo de la ducha y me encuentro con un señor en representación de esta asociación que me quiere cobrar por haber cantado en la ducha:
- "¿Qué hace usted aquí?", le diría yo mientras intento tapar mis mal llamadas vergüenzas.
- "A ver, a lo que vamos. Han sido dos canciones enteras y un estribillo. La entrada de la de Serrat no te la cobro porque era en catalán y lo has pronunciado mal, así que no te quejes".

Por eso, tal vez sería bueno que desaparecieran las descargas de Internet, que nadie se bajara nada y que los autores tuvieran que vivir por lo que realmente venden y no por lo que le regalan. Así, personajes como Ramoncín o Teddy Bautista (¿alguien ha oído alguna vez algo de 'Los Canarios?') se darían cuenta que la última vez que vendieron algo fue una caja de polvorones para sufragarse el viaje de estudios del colegio.
Sí, tal vez lo mejor sea eso, ser legal para que esta gente sepa lo que es bueno...

¡¡HOSTIAS!! ¡¡EL ÚLTIMO DE PEREZA YA ESTÁ EN EL E-MULE!!


sábado, 29 de agosto de 2009

La ciencia no llega a tanto

Se ha realizado en Valencia el primer transplante de cara en Expaña.

Me aseguran mis fuentes, aunque no lo puedo confirmar (que diría María Patiño), que el paciente no es Paco Camps, ni Fabra, ni Rita Barberá ni ninguno de los imputados en el 'caso Gürtel'.
Estos individuos quedan descartados porque es imposible encontrar un material para transpartar en caras tan duras como las de estos personajes.


viernes, 28 de agosto de 2009

¿Amigos para siempre?

Asegura un estudio que las amistades tienen una duración media de siete años, lo que demuestra que no siempre lo que parece amor fraternal es para siempre y que hay personas con demasiado tiempo libre para realizar estudios de este tipo.
El caso es que me dio por elucubrar (porque para eso estamos, para pensar, que os lo tengo dicho) y recordé qué era de mi vida hace exactamente siete años.
Por aquel verano de 2002 ocupaba mi tiempo entre ser explot... instruido por cierto periódico local cuyo nombre no citaré aquí, pero que empezaba por ‘La’ y acababa por ‘Opinión’, mi novia y mis amistades. Siete años después no conservo el trabajo, ni la novia y, si me descuido, las amistades.
Es importante diferenciar entre lo que realmente es un amigo y lo que no lo es. Yo siempre he diferenciado entre “amigos, conocidos y saludados”, ya que no todo es merecedor de la categoría superior, aunque a todos nos engañan en alguna ocasión. Recuerdo un caso especialmente sangrante de un compañero de colegio con el que tenía una relación magnífica, casi fraternal, que sobrevivió a ausencias, mujeres y diferencias ideológicas. Sin embargo, un día me pidió dinero (una cantidad prácticamente ridícula, os lo aseguro), yo se lo presté y perdí al amigo y a los euros.
Durante todos este tiempo he perdido, creado e incluso recuperado amistades. Me he llevado alegrías y desilusiones. He llorado y he reído. Eso sí, que en estos años me ha quedado claro que a veces la cuestión no sea que las amistades se acaban, sino que tal vez nunca existieron. Sí, tal vez la conclusión a la que he llegado sea muy tonta, pero el que tenga narices que se ponga a filosafar a más de cuarenta grados.
¿Que quieres ser mi amigo? Pues venga...

lunes, 24 de agosto de 2009

De mis lecturas

"CONTRA LA ALEGRÍA
Cuando quiere llover y no llueve
Cuando quiere llover y no llueve se secan los pantanos de ideas.
Cuando quiere llover y no llueve se agota la melancolía, el agua de los artistas, la sed de los solteros y de los que no están cansados, también. El cielo envidia tormenta, el día nos miente sobre su edad y entre tanto farol mal calibrado, todos acaban alumbrando sobre mojado.
Cualquier tarde huele a domingo, cualquier tontería suena a canción.
Dos notas mal puestas, y ya recuerdan a un fado. Unos acordes trasteados, y ya suenan a blues. Suerte que están Chet, Ella, Billie, Dinah, Louis y Frank. Suerte que están Duke, Earl, Miles, Sarah, Nina y Nat.
Hay que ver qué pocos colores siguen vivos cuando quiere llover y no llueve. La mayoría de las tonalidades reptan moribundas hasta la retina, a medio camino entre el gris de los banqueros grises y el negro de sus cuentos corrientes para no dormir. Incluso a los más agraciados se les sube el pálido fluorescente de ascensor, ese que nos sienta a todos tan bien.
Vivimos de reojo cuando quiere llover y no llueve. Nadie se atreve a hacer planes, se aplazan las ilusiones más frágiles, que son las cotidianas, y así no hay forma humana de sonreír, ni mucho menos de sonreírse. Además, en cualquier momento todo puede precipitarse, y habrá que buscar con urgencia ese sofá que regale abrazos y esa manta voladora que nos transporte tan lejos como lo permita un the end.
[...]
Como aseguran los expertos, cualquier ambigüedad, empezando por la meteorológica, es el principio de toda ansiedad. Y a mí, esta casi me está matando la última oportunidad de pedirte perdón. El mundo a punto de todo, las cosas a medio sentir y yo con estos celos. Celos de no estar contigo, de no verte mucho más. Celos de no sentirte mucho menos. Celos absurdos incluso antes de estar en celo. Celos humanos de ti, divina. Y mientras siembro este sinsentido, una borrasca cíclica anticipa litros de chubascos bajo ese par de pupilas tuyas rodeadas de nubes.
Mientras me expongo a tanta inclemencia, marejada tú de tanta discusión, crecen bucles de inestabilidad con tendencia a cualquier cosa menos a desaparecer.
Todo esto cuando quiere llover y no llueve. Todo esto cuando quiero querer y no quieres. Cuando estoy suplicando que te quedes... y ya hace rato que te vas"
El sentimiento negativo, Risto Mejide


domingo, 9 de agosto de 2009

Hasta siempre, capitán

Es sábado por la tarde y me llega un mensaje al móvil. Me lo envía Pepe y sólo dice "¿Has visto lo de Jarque? Asco de vida". No tenía ni idea, así que entro en Internet, pongo la página de un diario deportivo y me encuentro con un titular que me deja helado: "Muere Dani Jarque".
Durante unos segundos parece que la sangre deja de circular por mis venas, mientras la boca y los ojos se abren instintivamente. "No puede ser, no puede ser", me repito una y otra vez, mientras leo el cuerpo de la noticia que me confirma que, desgraciadamente, sí era posible.
Los que me conozcan sabrán que soy un seguidor del Real Club Deportivo Espanyol, equipo en el que militaba Jarque, y su muerte me hace sentir que se ha ido uno de los nuestros.
Daniel Jarque era un futbolista entregado, un ejemplo de fidelidad a unos colores que defendió durante catorce años (más de la mitad de su vida), un defensa seguro y un jugador de raza y calidad. Pero ante todo, Dani era un chico de veintiséis años, que dentro de tan sólo un par de meses iba a ser padre (macabro paralelismo con Antonio Puerta), un chico con unos padres, con unos hermanos, con una novia, con unos amigos que se han quedado huérfanos por su pronta marcha.
Como espanyolista que soy, siento que se ha ido alguien cercano a mí porque, de algún modo, los dos hemos sufrido juntos, los dos hemos defendido los colores azul y blanco, los dos sentimos ese escudo como parte de nosotros. ¿Cuántas veces he celebrado uno de sus cortes providenciales ante la delantera rival? ¿Cuántas veces he cantado sus goles y su alegría ha sido la mía?. Jamás olvidaré aquella final de copa del Rey de 2006. Aquel día me sentí más periquito que nunca, hicisteis que este murciano se sintiera como un seguidor del viejo Sarriá. Vuestra celebración junto a la grada hizo que la comunión entre público y equipo fuese perfecta... y ahí estaba Jarque, el central titular en ese partido, con lo ojos llenos de lágrimas y sintiendo que había cumplido un sueño... que todos lo habíamos hecho. Gracias, Dani, por todos esos grandes momentos que me has hecho sentir, gracias por llevar con orgullo tu camiseta blanquiazul con el dorsal 21, gracias por cumplir tu sueño de ser el capitán del Espanyol.

Toda la familia periquita estamos de luto. Hasta siempre, capitán. Nunca te olvidaremos.

jueves, 6 de agosto de 2009

Vivir contracorriente

Vivo contracorriente. No es que yo disfrute llevando la contraria, que reconozco que a veces es así, pero a veces creo que soy un conductor suicida.
Os relato por qué digo esto. Resulta que soy un hombre de izquierdas en la región donde con más diferencia gana un partido de derechas, no soy ni del Madrid ni del Barça en un lugar donde no existen más equipos, me enamoro de mujeres que no lo hacen de mí, soy sincero en un mundo lleno de falsedades, leo en un mundo donde cada vez se venden menos libros, me gustan Serrat y Sabina cuando lo que triunfa es Andy y Lucas, soy contrario a los trasvases viviendo en una tierra que se muere de sed, me ha dado por fumar justo cuando echarse un cigarro a la boca es casi motivo de pena de muerte, me hago un Facebook cuando todo Dios me empuja a hacerme un Tuenti, tengo un pecho de licántropo cuando hasta el Tato es metrosexual y no se deja ni un mal pelillo...
Total, que la mía es llevar la contraria, cuando nací ya se lo dijeron a mi madre: "ha tenido usted un tocapelotas", pero mi progenitora no lo tuvo en cuenta y me daba Petit Suisse en lugar de dos hostias para que espabilara (no, Alicia, no me daba aspirinas de esas que tú y yo sabemos), pero lo mejor de todo... es que me encanta ser diferente y no pienso cambiar y, al que no le guste, que no mire.


sábado, 1 de agosto de 2009

Me siento raro

Soy un bicho raro, lo reconozco. Me gusta leer, disfruto con un buen libro y, aunque la gente me mire y sea un parias, lo voy a seguir haciendo. Sé que soy un rara avis, pero seguramente la mayoría de vosotros estaréis en ese extraño grupo conmigo. Así que, queridos amigos, extendamos nuestras redes aunque seamos unos incomprendidos...


martes, 28 de julio de 2009

De mis lecturas

"Cumplidos los cien años, el individuo puede prescindir del amor y de la amistad. Los males y la muerte involuntaria no lo amenazan. Ejerce alguna de las artes, la filosofía, las matemáticas o juega a un ajedrez solitario. Cuando quiere se mata. Dueño el hombre de su vida, lo es también de su muerte"

Utopía de un hombre que está cansado, Jorge Luis Borges


lunes, 27 de julio de 2009

Mirando al mar

En estos días, el que escribe se encuentra de vacaciones y os comenta estas y otras cosas desde la orilla del mar, en La Manga.
Como soy consciente de que soy un privilegiado, no os quiero contar que mi vida estos días se limita a ir de la piscina a la playa, pasando por el jacuzzi, y a degustar frescas bebidas realizadas a base de malta y cebada. ¿He dicho que no quería? Vaya, ya lo he hecho.
En fin, que estos días me he propuesto descansar, cargar las pilas y, sobre todo, ser feliz, porque ya está bien que me dejen, que llevo un año duro.
Lo dicho, que voy a disfrutar de mis vacaciones como espero que ustedes disfruten de las suyas, sobre todo, como les dé la gana.




sábado, 25 de julio de 2009

Gracias, Manolo

Anoche tuve la gran suerte de ir al concierto que Manolo Garcia dio en Calasparra (Murcia). El cantante dio todo un recital y demostró, una vez más, que domina el espectáculo como pocos. Es uno de esos artistas que saben que se deben a su público y que, si han pagado una entrada, se merecen que él dé todo lo que esté en su mano para que salgan satisfechos y doy fe que, los que somos auténticos fans del catalán, lo hicimos.
Por lo demás, agradecer a todos los que hicieron que la de ayer, fuese una gran noche.


"Si ahora pudiese estar mirando tus ojos, iba a estar escribiendo aquí esta canción..."

jueves, 23 de julio de 2009

El cielo fue azul...

Y tú, miraste hacia otro lugar....



domingo, 19 de julio de 2009

De mis lecturas

"En su exilio a orillas de aquella playa desierta, azotada por los ardientes vientos del verano, recordaba a menudo la historia de cierto patricio de Atenas llamado Timón, que también rechazó el contacto de los hombres como él, e igual que él sentía menos deseos de volver a vivir entre ellos cuanto más tiempo duraba su soledad. Pero aunque merecieron las burlas de Aristófanes y Platón, los motivos de aquel antiguo ateniense habían sido más filosóficos que los suyos: Timón pasó su vida haciendo favores a los demás y, al necesitar su afecto, se encontró abandonado por todos. No dudó en condenarse al ostracismo más absoluto. Permaneció aislado en una colina cercana a Atenas y se dedicó a odiar a la raza humana el resto de sus días"

No digas que fue un sueño, Terenci Moix


martes, 14 de julio de 2009

Y tú... ¿estás preparado?

El otro día iba conduciendo y algo me llamó soberanamente la atención. No, no era una mujer de esas que van con las falditas en verano, que eso tiene que provocar más accidentes que el alcohol, sino una pegatina que lucía el coche que me antecedía y que rezaba algo así como: "Dios va a venir. ¿Estás preparado?".
Mi primera reacción fue frenar de golpe. ¡Coño, que susto, pensaba que lo llevaba en el asiento de atrás!, y luego me planteé si realmente estaba yo preparado para la llegada de Dios o mejor le daba cita para otro día si se daba el caso de que el muchacho decidiese volver.
Y la verdad es que durante un tiempo tuve mis dudas, de hecho, siempre me declaré agnóstico, pero acabé abriendo los ojos.
Por eso quiero darle las gracias a todos los que me han ayudado a ver la luz: a mis cuatro años en una universidad Católica, a Rouco Varela, el cardenal Cañizares, el Papa, el obispo de Tenerife, Ricardo Benjumea, y otros tantos que me han hecho saber que si Dios vuelve, yo estoy preparado... pero tal vez sus 'chicos' no lo estén.

jueves, 9 de julio de 2009

La única salida

Cristiano Ronaldo es milhorista, esto es, que cada sesenta minutos su cuenta no-corriente se ve incrementada en mil euros.
Mientras tanto, millones de licenciados y diplomados se mueren de asco sin trabajo o, con algo de suerte, en puestos no cualificados.
Tal vez la solución está en que de niños en lugar de darnos un libro, nos den un balón...


lunes, 29 de junio de 2009

De mis lecturas

"- ¿Piensas todavía en Antonio?
Ella se encogió de hombros y quiso afectar indiferencia, mas no había perdido su nostalgia.
- No pienso en él, pero le recuerdo.

Y al decirlo conoció un instante de poesía. Pues dicen los líricos alejandrinos que el recuerdo es como un ladrón que, agazapado entre los matorrales, espera el paso del caminante indefenso para sorprenderle."

No digas que fue un sueño, Terenci Moix


jueves, 25 de junio de 2009

La crisis que dura

Si alguien se preguntaba por qué nadie encontraba una solución para la crisis (excepto Aznar, que asegura saber cómo salir de esta y, si le apretamos, hasta la edad de Marujita Díaz), el gran Forges nos muestra cuál es el verdadero problema...


lunes, 22 de junio de 2009

Conduciendo...

Conduzco de noche. La carretera está vacía, como si fuera en parte un simil de mi vida. Ningún coche altera mi marcha y las ruedas del mío van comiéndose kilómetro a kilómetro el asfalto.
El autorrado desgrana las letras de otro cantante convertido en guiñol por la industria musical, pero sus rimas son tan pegadizas como simplonas, por lo que acabo tarareando, inconscientemente sus ripios, así que decido pasar por todas las emisoras que tengo memorizadas, una a a una, pero ninguna me ofrece nada interesante más allá de un curso de guitarra a distancia, que me arranca la primera sonrisa en mucho tiempo al pensar cómo cojones se pueden aprender acordes sin que nadie te coloque las manos en el lugar adecuado.
Así que decido pasar al modo CD, que me sorprende con la voz de Calamaro que me hace repetir con él: "dan las seis, sintonizo a los Stones, recuerdos del pelo largo..."
Sigo conduciendo mientras pienso que no sé si quiero volver a casa, no sé si lo que quiero es llegar y sentirme solo una noche más o prefiero deambular y dejar que sea el destino el que me lleve a algún lugar.
De repente algo me sobresalta. Un coche detrás de mí me hace señales con las luces. Mi primer pensamiento va hacia la policía, creo que no he hecho nada incorrecto, pero nunca se sabe. Vuelvo a mirar por el espejo retrovisor y compruebo que no es la Benemérita dispuesta a joderme el presupuesto de este mes, sino que se trata de un deportivo negro que me apremia para que acelere. Miro el velocímetro y me aseguro de que voy a un ritmo correcto, "mala suerte. Si tienes prisa, madrugas".
La cuestión es que mi perseguidor no desfallece y cada vez se acerca más a mi coche, tanto que casi noto su aliento como si estuviera sentado en los asientos de atrás de mi modesto Wolksvagen. Tanto le urgía adelantarme que utiliza un tramo de arcén para sobrepasarme e, incluso, le da tiempo a dedicarme una frase cariñosa pero, una vez más, te equivocas amigo, no todas las madres son como la tuya.
Sigo con mi velocidad de crucero y pienso que es una noche rara, atípica, que todo lo que me estás pasando últimamente se podría resumir fácilmente con este viaje eterno a ninguna parte, que debería contar todo esto (y algunas cosas más que me estoy reservando) a alguien... pero no soy así, así que me instalo en el modo tupperware y me limito a pensar en que tal vez lo escriba en mi blog, por para ponerlo en conocimiento de nadie, no por afán literario, sino por el simple hecho de comunicarme, de hacer saber que aún sigo vivo, aunque sea en una historia insustanciada y banal... pero sigo aquí.
Cuando ya me había olvidado del impresentable del deportivo, coincidimos en un semáforo. Ocupo el carril de su izquierda, le miro y sonrío en un claro gesto de "vaya, ¿no tenías tanta prisa?". Se puede leer el odio y la ira en sus pupilas, justo debajo de una frente en la que podría proyectarse sin problema alguno 'Memorias de África' sin que el paisaje del contienente negro se viese perjudicado de modo alguno. Para r ebajar su mal humor, la mujer que le acompaña, que hasta este momento no había reparado en su presencia, le pasa una mano casi angelical por la cara y le susurra algo al oído. Luego me mira fijamente a los ojos durante unos segundos que se me hacen eternos y su cara se queda fijada en mi retina para siempre. Cierro los ojos y puedo recordar, como si fuese un holograma, aquel rostro por el que hasta el mismísimo Alejandro Magno hubiese dado su imperio por contemplar al menos durante un instante, una cara por la que valdría la pena empezar diez mil guerras.
El semáforo se pone en verde. Miro a mi lado pero allí no está el coche, ni el dueño del frontón, ni la chica. Vuelvo a cerrar los ojos y la imagen sigue ahí. Era real.
El claxon del vehículo que me precede me saca del sueño. Acelero con la sensación de que no sé qué es lo que ha sucedido. Me siento extraño, raro, abducido, me siento como un personaje de mi queridísima Ego.

Y siento... que la vida no es como en mis películas.

viernes, 19 de junio de 2009

De mis lecturas

Porque era Octavia y era romana no lloró cuando los esclavos embalaron las últimas antigüedades griegas, las esculturas y cerámicas que, durante tres años, constituyeron su única compañía en el palacio confiscado. No lloró por sus recuerdos ni porque en el jardín empezasen ya a brotar las plantas cuya floración no llegaría a conocer. Contempló por última vez los tejados, de Atenas, los frontones de sus templos prestigiosos, las columnas de sus ágoras profanadas. Y decidió que, al fin y al cabo, el tiempo sólo se llevaba lo que era suyo.

No digas que fue un sueño, Terenci Moix


martes, 16 de junio de 2009

De mís oídas

El calor me deja seca el cerebro, así que tengo que tirar de mis canciones favoritas, pero es que te echo tanto de menos...

jueves, 4 de junio de 2009

De mis lecturas

En la parte inferior del escalón, hacia la derecha, vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño. Cada cosa (la luna del espejo, digamos) era infinitas cosas, porque yo claramente la veía desde todos los puntos del universo.

El aleph, Borges

miércoles, 3 de junio de 2009

Una buena noticia

Repasando mis últimas publicaciones me he percatado que esto parece la sección de esquelas del ABC y que hace mucho que no doy una buena noticia.
Pues bien, como recordaréis, mis jefes me comunicaron que me despedían, incluso llegaron a darme la carta que lo acreditaba... pero no fue así al final y he pasado a administración de la misma empresa, con el mismo sueldo, la antigüedad respetada y un contrato indefinido.
En fin, que me apetecía daros una buena noticia...


lunes, 18 de mayo de 2009

Hasta siempre, Don Mario

En Montevideo, en su Uruguay natal, se nos ha ido esta noche Mario Benedetti, la persona que ponía palabras a mis sentimientos.
Hasta siempre, don Mario.

"Mi estrategia es, en cambio,
más profunda y más simple.
Mi estrategia es que un día cualquiera,
no sé cómo ni sé con qué pretexto,
por fin me necesites"

martes, 12 de mayo de 2009

Un día triste

Hoy es un día triste para la música. Ha muerto Antonio Vega, autor de la música que ha marcado mi vida.
Se va el hombre, pero nos deja temas como 'La chica de ayer', 'Cómo hablar' o 'El sitio de mi recreo'.
Hasta siempre, Antonio, y gracias por todo lo que nos has regalado.

domingo, 3 de mayo de 2009

Un par de imágenes...

La primera, enviada por Pepe Martínez, corrobora que, como ya dije en una ocasión, el negocio inmobiliario está muy mal...


Y la segunda es la demostración que algunas personas deberían estar encerradas, aunque sólo sea por el respeto para los que realmente sufren ciertas actitudes.

jueves, 23 de abril de 2009

Yo, pecador, me confieso

Sé que aseguré que no lo haría, que no tengo palabra, que merezco un castigo y sufrir durante el resto de mis días.
Sí, sé que os he defraudado pero...
ME HE REGISTRADO EN FACEBOOK
En otro orden de cosas, hoy quiero felicitar a mi más fiel compañero: el libro. La cultura nos hará libres.


martes, 14 de abril de 2009

El bando de la Huerta

Hoy, catorce de abril, además de ser un gran día para todos los que amamos la libertad (feliz cumpleaños, República), los murcianos celebramos el Bando de la Huerta, donde celebramos nuestra tradición, la que nos hizo ser conocidos como 'La huerta de Europa', ahora devorada por los dientes de las escavadoras.

Hoy me comeré unos paparajotes a la salud de los que no podáis y, más que nunca, daré las gracias por ser murciano.


viernes, 3 de abril de 2009

Crisis

Hace unos meses, cuando nuestro gobierno se empeñaba en no reconocer la situación económica, alguien me preguntó qué diferencia había entre crisis y recesión. Mi respuesta fue que, en términos microeconómicos (que es lo que realmente nos importa), recesión es cuando tu vecino se queda sin trabajo y crisis es cuando te toca a ti.
Pues bien, parece ser que la crisis me va a afectar de lleno porque me han comunicado que, después de más de cinco años batiéndome el cobre (nunca mejor dicho, porque trabajo en una empresa de formulación química), lo más probable es que no me renueven el contrato el próximo mes y me despidan.
Son esas cosas que parece que nunca te van a tocar a ti, pero acaban sucediendo, así que ahora me planteo muchas cosas, desde un reciclaje profesional, pasando por cobrar el paro y esperar que la cosa mejore hasta incluso un cambio de residencia buscando nuevos proyectos (Pepe: Granadilla de Abona o Realejos, tú eliges).
En fin, que así está mi vida, con la cabeza funcionando a mil por hora y la espada de Damocles sobre mi cabeza. Sin duda, son malos tiempos para la lírica...

miércoles, 18 de marzo de 2009

Descansa en paz, Loli

La mujer de mi AMIGO, de mi 'hermano' Pepe ha fallecido.
El cáncer se ha llevado la vida de Loli y, con ella, una parte de la de todos los que la queremos, en especial de su marido y sus hijos.
Se me vienen a la cabeza cientos de momentos, de historias, de risas, de comidas juntos, de anécdotas, de conversaciones vía Messenger, de lo feliz que ha hecho a mi AMIGO (sí, con mayúsculas) durante más de veinte años y se me mezcla todo con la rabia de pensar que 43 años no es una edad para morir, sino para vivir, que este dolor y esta impotencia que siento por dentro se perderá, pero jamás lo hará el cariño y el afecto que le tengo... sí, en presente, porque las personas no somos eternas pero, como ella mismo dijo, el amor sí lo es.
Descansa en paz, Loli.

Miguel Hernández - Elegía

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha muerto como del rayo Ramón Sijé, a quién tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,Justificar a ambos lados
compañero del alma tan temprano.
Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumentos,
a las desalentadas amapolas
daré tu corazón por alimento.

Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler, me duele hasta el aliento.
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano está rodando por el suelo.
No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes,
sedientas de catástrofes y hambrienta.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.
Quiero mirar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera,
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.
Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.
Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
de almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas
compañero del alma, compañero.

domingo, 8 de marzo de 2009

Feliz día de la mujer

Que todos los días sea ocho de marzo.


jueves, 26 de febrero de 2009

Volver a ser un niño

Mi madre me dice siempre que cuando era un niño siempre estaba sonriendo, sin embargo, "ahora siempre estás gruñendo".
Cada vez que me dice esto (muy a menudo, os lo aseguro), me hace pensar en qué momento sufrí esa metamorfosis, cuándo dejé de ser aquel sonriente infante para convertirme en este malhumorado que roza la treintena.
El caso es que yo no he tenido una vida difícil, más bien todo lo contrario. He tenido una infancia feliz, he crecido (poco, eso sí) en el de seno de una familia común, trabajadora y donde jamás tuve problemas importantes.
Cuando llegué al instituto, recuerdo a un profesor que se solía referir a mí como "señor Perelló, el hombre de la sonrisa perpetua" en los primeros años de mis estudios medios. Sin embargo, creo que fue en esa época en la que perdí ese aspecto de mi carácter, incluso, me atrevería a decir que la persona culpable tiene nombre y apellidos, pero tampoco sería justo señalar a alguien como responsable de algo que sólo a mí corresponde.
Pero recuperé la alegría. Mis años de universidad fueron los de mi liberación y, en general, fueron muy buenos. Reí, disfruté, conocí a gente tremendamente interesante, hice amistades. Sí, fui feliz. De hecho, recuerdo cierto profesor de Publicidad, con gran interés antropológico por las series juveniles, con el que tuve un enfrentamiento dialéctico porque no llegaba a entender por qué sonría durante sus clases. Tal vez no fuese más que envidia.
Pero todo esto fue un espejismo. Posiblemente el mundo laboral, la toma de obligaciones, una vida disoluta donde buscaba en camas ajenas lo que el amor propio no me daba... pero mi madre volvió a decirme la frase que pesa como una losa.
No sé si esto es algo personal o, por el contrario, algo común, pero es posible que poco a poco haya perdido la sonrisa.

Tal vez la solución sea, como cantaban Los Secretos, "volver a ser un niño".



jueves, 19 de febrero de 2009

La persistencia del tiempo

Se expone en Expaña el cuadro de Salvador Dalí titulado 'La persistencia del tiempo'. Tal vez por este nombre haya quien no sepa exactamente a qué obra del genial pinto de Figueras me estoy refiriendo, pero si explico que los protagonistas son unos relojes blandos, nadie tendrá duda de la pintura de la que hablo.
Lejos de juzgar la belleza del cuadro (no soy crítico de arte algo y, en mi opinión, es algo demasiado subjetivo) quiero hablar del significado del mismo.
Parece ser que Dalí quiso representar la fugacidad del tiempo y la búsqueda de la inmortalidad y, y yo me pregunto (porque para eso estamos, para preguntar y elucubrar), ¿qué tiene de bueno o interesante ser inmortal? ¿No es la fugacidad del tiempo y la inmortalidad dos conceptos incompatibles?
Sin la muerte rondando la mente del ser humano, no existirían límites ni restricciones. ¿Quién te va a decir que no bebas y conduzcas (como a mister Ánsar) si sabes que, aunque lo hagas, no te va a suceder nada?
¿Y las religiones? No tendrían sentido, puesto que se basan principalmente en que vivimos en un valle de lágrimas y que, a su fin, comienza la verdadera realidad en el paraíso.
¿Y la vida? ¿Existiría? Si no hay muerte, tal vez no lo haría, porque nada existe sin su contrario.

Demasiadas preguntas, creo que comienza a dolerme la cabeza y ya no sé si vivo o si lo hago sin vivir en mí, que diría Santa Teresa. Mejor me dedico a contemplar el cuadro y vuelvo a ser unos más, que se está más tranquilo.

domingo, 15 de febrero de 2009

San Ballantines (el mío, con Coca-Cola)

He estado unos días en Madrid (la única ciudad en la que consiguen que me sienta como en casa sin estarlo) y, durante el viaje, en el que he estado acompañado por Paco, amigo y compañero de fiestas y fechorías, surgieron diversos y múltiples temas de conversación.
Como somos dos hombres machos y aguerridos, no hablamos de sentimientos... bueno, vale, sí, lo hicimos, pero siempre lo negaremos. La cuestión es que Paco soltó una frase lapidaria: "eso de estar enamorado tiene que ser la hostia".
Yo sonreí, bueno, realmente me descojoné, y me limité a asentir aunque, como siempre, comencé a elucubrar (como me gusta a mí elucubrar, pijo) y pensé para qué sirve eso que llaman amor y si realmente existe.
Siempre he defendido que lo del amor no es más que un estado de ánimo y la forma que tiene el ser humano de tapar su miedo innato a estar solo. Porque, ¿acaso hay que tener para ser feliz? Conozco muchísima gente con vidas completísimas que no necesitan a un hombre o una mujer a su lado para sentirse realizados, lo suplen con otras cosas como amistad, trabajo u ocio y, es posible, que para ellos eso sea el amor.
Porque... ¿qué es realmente estar enamorado? Para cada uno tendrá una acepción distinta. Para mí, por ejemplo, podría ser encontrar una mujer por la que fuese capaz de cualquier cosa, como comprarme un disco de 'Andy y Lucas' (otra cosas muy distinta es que lo oiga, ojo), o esa persona que te dice un "te quiero" cada mañana y un "te amo" cada noche, mientras te acaricia la espalda hasta que te quedas dormido sonriendo.
No sé, tal vez los amores más profundos, sinceros y hermosos sean aquellos en los que no hubo ni tan siquiera un beso ni una mirada, esos que se conservan en tu interior como algo perfecto y casi sagrado y que, al recordarlos, te producen tanto dolor como te emocionan.
Posiblemente, el amor verdadero no sea más que darle la oportunidad a otra persona de hacerte feliz, sin medias tintas, sin preocuparte de qué pasará mañana, de entregar tu corazón sin miedo a cómo te lo van a devolver.
O, tal vez, todo sea más simple y el amor, sencillamente, no exista. Yo, por si acaso, propongo celebrar cada 14 de febrero el día de San Ballantines. Y el mío, que sea con Coca-Cola, por favor.

domingo, 18 de enero de 2009

Meme dominguero

Siguiendo la promesa que le hice al amigo Emilio, voy a dedicar un rato de mi mañana dominical en hacer un meme de esos.

1.- Coge el libro más cercano, abre la página 18 y escribe la cuarta línea
"Jose Arcadio Buendía, que era el hombre más emprendedor que vería jamás la aldea..."

2.-Cuenta lo último que viste en la tele.
Ahora mismo tengo de fondo un partido de baloncesto.

3.-Aparte del ruido del ordenador, qué se escucha en este momento?
A mi madre dando vueltas por la cocina.

4.-Algo que no sepan los blogueros de ti.
Algunos lo sabrán todos de mí, a otros les sorprendería saber todo lo que pasa por mi cabeza.

5.- ¿Qué proyectos tienes entre manos ahora? ¿Qué material te gustaría probar?
Pues voy a volver a nadar después de más de un año ¿Eso es un proyecto? Bueno, también hay un viajecillo por ahí que me hace ilusión...

No nomino a nadie para hacerlo, no soy yo un concursante de Gran Hermano (aunque no me hubiese importado nada pasar un ratito con Gisela, la canaria mononeuronal pero bitetal de esta edición). Así que, quien quiera hacerlo, adelante.

viernes, 16 de enero de 2009

Lo reconozco

Yo pensaba que era alguien, que tenía amigos, que era una persona que vivía en el momento que le correspondía, alguien medianamente popular puesto que donde vaya conozco a gente... pero no, no soy nadie, soy un paria, un fracasado, un despojo de la sociedad, un don nadie... porque sí, lo reconozco...

NO TENGO FACEBOOK

sábado, 10 de enero de 2009

De mis oídas

Quería poner este tema ayer, pero por causas ajenas a mi voluntad, no pude hacerlo.
Me apetece y me gusta esta versión de Alba Molina sobre un tema de Matt Monroe, que pone música a la promoción turística de Andalucía, aunque el único vídeo que encontré en Youtube sea así de patético.
Un abrazo para todos.

jueves, 8 de enero de 2009

Piedras contra tanques (y un poco de cielo)

En Gaza está lloviendo fuego desde hace una semana y el mundo mira para otro lado.
Es raro que alguien me conozca y no haya tenido ninguna conversación conmigo sobre el conflicto árabe - israelí. Pero es que creo que hay cosas que son lógicas. Veamos, si alguien llegara y te echara de tu casa asegurando que, hace veinte siglos, sus antepasados vivieron allí, ¿qué harías? ¿Alguno os quedaríais de brazos cruzados? Pues es lo que les sucede a los palestinos, que el único modo de que no se olvide su causa es salir en las noticias del resto del mundo, aunque sea a base de tirar piedras contra tanques.
Y mientras en Oriente Medio matan niños inocentes a diario, aquí discutimos sobre cómo debe vestir o maquillar una ministra.
Periódicos auto proclamados como la reserva espiritual de occidente, le dedican sus portadas y editoriales a la indumentaria que lucía la ministra de Defensa, Carme Chacón, durante la Pascua Militar, el único y verdadero problema que tiene la humanidad en estos momentos.
Pero es que individualmente todos tenemos nuestros conflictos internos, nuestra intrahistoria, pensamos que es la prioridad y buscamos ayuda. ¿Egoísmo o supervivencia?, me pregunto.
Decía Mario Benedetti que "todos nos quedamos mirando el cielo, desconsolados pero realistas, esperando que el próximo crepúsculo traiga una magia laica". Yo, por mi parte, mañana miraré el cielo por si se obrase el milagro. Sé que es prácticamente imposible, pero yo lo necesito.

domingo, 4 de enero de 2009

Fin de fiestas

Se acabaron las fiestas (bueno, vale, los puristas dirán que quedan los Reyes, pero para un republicano como yo...).
Felicidades a todos los que habéis sobrevivido. Honor y gloria a los caídos.

jueves, 1 de enero de 2009

Año nuevo, canción antigua

Pues eso, que ya estamos en 2009 y, para celebrarlo, recupero una canción de Modestia Aparte que parece que me dedicó para tal día como hoy: con gripe, cumpliendo años...
Un abrazo a todos, feliz año nuevo y todo lo que celebréis hoy.

Modestia Aparte - María

Y al final me cazó la gripe,
y todo el cuerpo me duele,
toso, estornudo y tengo fiebre,
y no hay nadie que me cuide.

María, te escribo estas letras
para que sepas que estoy bien.
Todo es difícil en Madrid,
imposible si no estás aquí.

Y para colmo en la calle llueve,
me la jugó el azar

María, oh oh oh oh oh ooh.
¿Qué puedo hacer en esta ciudad?
María, oh oh oh oh oh ooh.
Es que todo me sale mal.
María, oh oh oh oh oh ooh.
¿Qué puedo hacer en esta ciudad?
María, oh oh oh oh oh ooh.
Es que todo me sale mal.

Además, Hacienda me persigue,
y la cuenta está vacía,
creo que escapar al Caribe
será la mejor salida.

Da igual si es de día o de noche,
un atasco en cada esquina,
se acabó esto de coger el coche,
¿qué pasa?, esto no es vida.

Y para colmo de todos mis males,
hoy cumplo un año más.

María, oh oh oh oh oh ooh.
¿Qué puedo hacer en esta ciudad?
María, oh oh oh oh oh ooh.
Es que todo me sale mal.
María, oh oh oh oh oh ooh.
¿Qué puedo hacer en esta ciudad?
María, oh oh oh oh oh ooh.
Es que todo me sale mal.

Alguien que cree en las estrellas
me dijo que eran propicias,
debió de equivocar la fecha
porque hoy no ha sido un gran día.

Por fin me despido de tí.
sólo un consejo muy, muy sabio,
nunca hagas caso al zodiaco.
Postdata: no tardes en venir

Y para colmo en la calle llueve.
Me la jugó el azar
María, oh oh oh oh oh ooh.
¿Qué puedo hacer en esta ciudad?
María, oh oh oh oh oh ooh.
Es que todo me sale mal.
María, oh oh oh oh oh ooh.
¿Qué puedo hacer en esta ciudad?
María, oh oh oh oh oh ooh.
Es que todo me sale mal.